Download E-books El Hobbit PDF

By J. R. R. Tolkien, J.R.R. Tolkien

Smaug parecia profundamente dormido cuando Bilbo espio una vez mas desde l. a. entrada. Pero fingia estar dormido! ¡Estaba vigilando los angeles entrada del tunel!... Sacado de su comodo agujero-hobbit por Gandalf y una banda de enanos, Bilbo se encuentra de pronto en medio de una conspiracion que pretende apoderarse del tesoro de Smaug el Magnifico, un enorme y muy peligroso dragon...Todos los que aman esos libros para ninos que pueden ser leidos y releidos por adultos han de tomar buena cuenta de que una nueva estrella ha aparecido en esa constelacion.

Show description

Read or Download El Hobbit PDF

Similar Adventure books

The Odyssey

The nice epic of Western literature, translated by means of the acclaimed classicist Robert Fagles   Robert Fagles, winner of the PEN/Ralph Manheim Medal for Translation and a 1996 Academy Award in Literature from the yank Academy of Arts and Letters, offers us with Homer's best-loved and so much obtainable poem in a gorgeous modern-verse translation.

Naked and Marooned: One Man. One Island.

What do you do once you stroll the Amazon? Ed Stafford—adventurer extraordinaire and Guinness international checklist holder for jogging the size of the Amazon River—likes a problem. Casting approximately for an event that might best the intense feat he recounts in strolling the Amazon, Stafford makes a decision to maroon himself on an uninhabited island within the South Pacific.

Redwall (Redwall, Book 1)

Ideal for lovers of C. Alexander London's The Wild Ones, and Mrs. Frisby and the Rats of NIMH. The query in this first quantity is resoundingly transparent: What can the peace-loving mice of Redwall Abbey do to shield themselves opposed to Cluny the Scourge and his battle-seasoned military of rats? If merely that they had the sword of Martin the Warrior, they could have an opportunity.

Sword Art Online 5: Phantom Bullet - light novel

Learn the radical THAT IGNITED THE PHENOMENON! Kirito reenters the area of VRMMOs, this time logging in to Gun Gale on-line to be able to examine the dying Gun, an in-game merchandise rumored to be accountable for real-world deaths. He instantly runs into hassle whilst, after moving his previous avatar into the recent video game, he discovers that he seems to be a piece extra female than he'd expected!

Extra resources for El Hobbit

Show sample text content

Bravo! —dijo Balin, que estaba de pie a los angeles puerta de los angeles posada, esperándolo. Y entonces aparecieron todos los demás doblando l. a. curva del camino que venía de los angeles villa. Montaban en poneys, y de cada uno de los caballos colgaba toda clase de equipajes, bultos, paquetes y chismes. Había un poney pequeño, aparentemente para Bilbo. —Arriba vosotros dos, y adelante —dijo Thorin. —Lo siento terriblemente —dijo Bilbo—, pero me he venido sin mi sombrero, me he olvidado el pañuelo de bolsillo, y no tengo dinero. No vi vuestra nota hasta después de las 10:45, para ser precisos. —No seas preciso —dijo Dwalin—, y no te preocupes. Tendrás que arreglártelas sin pañuelos y sin buena parte de otras cosas antes de que lleguemos al ultimate del viaje. En lo que respecta al sombrero, yo tengo un capuchón y una capa de sobra en mi equipaje. Y así fue como se pusieron en marcha, alejándose de los angeles posada en una hermosa mañana poco antes del mes de mayo, montados en poneys cargados de bultos; y Bilbo llevaba un capuchón de colour verde obscuro (un poco ajado por el tiempo) y una capa del mismo colour que Dwalin le había prestado. Le quedaban muy grandes, y tenía un aspecto bastante cómico. No me atrevo a aventurar lo que su padre Bungo hubiese dicho de él. Sólo le consolaba pensar que no lo confundirían con un enano, pues no tenía barba. Aún no habían cabalgado mucho tiempo cuando apareció Gandalf, espléndido, montando un caballo blanco. Traía un montón de pañuelos y los angeles pipa y el tabaco de Bilbo. Así que desde entonces cabalgaron felices, contando historias o cantando canciones durante toda l. a. jornada, excepto, naturalmente, cuando paraban a comer. Esto no ocurrió con l. a. frecuencia que Bilbo hubiese deseado, pero ya empezaba a sentir que las aventuras no eran en verdad tan malas. Cruzaron primero las tierras de los hobbits, un extenso país habitado por gente simpática, con buenos caminos, una posada o dos, y aquí y allá un enano o un granjero que trabajaba en paz. Llegaron luego a tierras donde l. a. gente hablaba de un modo extraño y cantaba canciones que Bilbo no había oído nunca. Se internaron en las Tierras Solitarias, donde no había gente ni posadas y los caminos eran cada vez peores. No mucho más adelante se alzaron unas colinas melancólicas, obscurecidas por árboles. En algunas había viejos castillos, torvos de aspecto, como si hubiesen sido construidos por gente maldita. Todo parecía lúgubre, pues el tiempo se había estropeado. Hasta entonces el día había sido tan bueno como pudiera esperarse en mayo, aún en las historias felices, pero ahora period frío y húmedo. En las Tierras Solitarias se habían visto obligados a acampar en un lugar desapacible, pero, al menos, seco. —Pensar que pronto llegará junio —mascullaba Bilbo, mientras avanzaba chapoteando detrás de los otros por un sendero enlodado. los angeles hora del té ya había quedado atrás; los angeles lluvia caía a cántaros, y así había sido todo el día; el capuchón le goteaba en los ojos; tenía l. a. capa empapada; el poney cansado tropezaba con las piedras; los otros estaban demasiado enfurruñados para charlar.

Rated 4.71 of 5 – based on 22 votes